Cambia tu enfoque…

July 18, 2013 No Comments »

El cambio de enfoque o mirar las cosas desde un ángulo diferente, desde otra perspectiva, nos permite ser más efectivos en: Nuestro trabajo, en nuestras relaciones interpersonales y en nuestra vida espiritual.

Día a día las empresas invierten grandes sumas de dinero en tecnología y sistemas informáticos a fin de contar con indicadores que señalen con claridad las tendencias del mercado, es decir cuáles son los gustos y las carencias de la gente, y al obtener esta información procuran abastecer puntualmente cada necesidad. La estrategia consiste en desarrollar y elaborar los productos que quiere el consumidor y no aquellos que desea el fabricante, antiguamente el que dictaminaba lo que había que fabricar o elaborar era el gerente de tal o cual compañía, ahora el mando lo tiene el consumidor, las empresas que cambiaron su enfoque, trasladándolo desde el punto de vista del cliente, son las que se imponen en el mercado.

El cambio de enfoque es necesario también al asumir una nueva responsabilidad o un ascenso.

¿Por qué personas que durante años fueron competentes en sus tareas, luego de recibir un ascenso, o una nueva responsabilidad dentro de la misma organización se vuelven incompetentes?

Según estadísticas, se debe a que las personas siguen haciendo en su nueva tarea lo que les hizo tener éxito en la antigua y motivo su ascenso. De esta manera se vuelven improductivos, no porque se hayan vuelto incompetentes, sino más bien porque están haciendo las cosas equivocadas. Cuando cambies de trabajo, empieces una nueva tarea, ocupes un nuevo puesto o cambies de actividad, es imprescindible cambiar el enfoque, y preguntarse: ¿ahora que tengo una nueva tarea, que necesito para ser eficaz? ¿Qué espera la organización o la gente de mí? Casi siempre es algo distinto a aquello que estuviste haciendo hasta ahora.

Mirar las cosas desde un punto de vista espiritual, no es producto de la casualidad o de la buena disposición que tengamos de ver las cosas de esta manera. Esto es el resultado de:

Mantener una vida en oración. La oración abre los ojos a la realidad divina, a aquello que no podemos percibir con nuestros ojos naturales ni con nuestros sentidos “Clama a mí y yo te responderé, y te enseñare cosas grandes y ocultas que tu no conoces” (Jeremías 33:3). También puedes leer una historia maravillosa en (2 Reyes 6:16-17)

Las dificultades de la vida, liman asperezas, purifican y nos ayudan a madurar dándonos en algunos casos una perspectiva nueva y fresca de las cosas. La historia de Job es un claro ejemplo de esto. Aunque él era un hombre íntegro, piadoso y temeroso de Dios, una persona que al parecer “la tenía clara”, después de pasar por una gran tribulación confeso: “yo estaba hablando de cosas que no entiendo, cosas tan maravillosas que no las puedo comprender…, hasta ahora solo de oídas te conocía, pero ahora te veo con mis propios ojos” Job 42:3-5.

Desarrolla el hábito de mirar las cosas desde otro ángulo, desde la perspectiva divina, de esta manera estarás expandiendo tus limites mentales, serás más efectivo, te libraras del temor, de todo complejo de inferioridad y serás capaz de enfrentar cualquier desafío…

Related Posts

Leave A Response