El Escudero de Dios…

March 27, 2013 No Comments »

En nuestro mundo moderno casi se han olvidado los conceptos de la lealtad y la fidelidad. Pero en la época del Antiguo Testamento estos conceptos se hallaban muy frecuentemente en los escuderos. El escudero tenía que estar al lado de su líder, para asistirle y protegerle contra todos los enemigos a costa de su vida. 

Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe.  Hebreos 13:7 Estos escuderos estaban consagrados y dedicados a sus líderes y eran elegidos basándose principalmente en su lealtad, fidelidad, sinceridad y valor. Los líderes cristianos del nuevo testamento necesitamos escuderos modernos, que estén dispuestos a consagrar y dedicar sus vidas leal y valerosamente en favor de sus padres espirituales.

Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso. Hebreos 13:17

Vivimos en un mundo que sabe muy poco acerca de dar su vida por otros. Es de vital importancia que el cristiano tenga un completo entendimiento de este concepto, especialmente si sabe que ha sido llamado al ministerio. En vez de ofrecernos al servicio de los demás, nosotros en la Iglesia esperamos que otros nos sirvan. En particular esta es la postura que muchos toman hacia el hombre de Dios. Sin embargo lo que toman esta postura nunca podrán moverse en una unción como la de Eliseo, hasta que no hayamos aprendido a servir a un Elías. Jesús dijo: (Juan 15:13) “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”. (Juan 17: 24) “Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo”. Sin embargo hoy en día hay un gran temor en muchos pastores por causa de que sus asociados están tratando de robarles no solo las ovejas, sino que también usurpar su puesto. Y como resultado existe poca confianza entre el pastor y su asistente, y casi siempre no hay acuerdo entre ellos. Según la enseñanza bíblica, Dios tiene preparado UN ESCUDERO para cada pastor, esto es alguien que apoye el corazón de su pastor en la obra ministerial, y no que juzgue su corazón. Debe haber hombres con el espíritu de un ESCUDERO, que sean capaces de sostener el ministerio pastoral cuando el pastor se ausenta por motivos ministeriales. ¿Qué hubiera pasado hoy si Jesús no hubiera puesto una porción de sí mismo en cada uno de sus doce discípulos?, ¿Qué hubiera pasado si, el día que Él ascendió al Padre, nadie lo hubiera visto irse, para que luego se encargara del ministerio de Jesús en la tierra?, Como ocurrió en el ministerio del profeta Elías, y su asistente o escudero Eliseo, que lo vio ascender en el momento justo en que fue arrebatado a traspuesto al cielo.

Debemos luchar en contra de la tentación de involucrarnos en chismes y contiendas, en contra de nuestros pastores, sometiendo ciertas áreas de nuestra vida a Cristo. Además debemos pedirle a Dios, que nos de la sabiduría necesaria para actuar correctamente con relación a nuestros pastores, y a confiar completamente en que Dios dirigirá mis pasos. Todos pueden ser liberados de la rebeldía, el chisme y las contiendas, cuando se desarrollan el espíritu de un escudero. Desarrollar el espíritu de un escudero, ayudará grandemente a cualquier persona que forme parte del cuerpo de Cristo y que anhela realizar su llamado divino a favor de sus pastores. A los que ministran en algunos de los cinco ministerios mencionados en (Efesios 4: 11), escuchen esto: “Nunca llegarás a un lugar donde no tengas que someterte a alguien. El espíritu de un escudero es el espíritu de Cristo, que tiene el corazón de ser un servidor del Padre”.

Un Escudero de Dios debe: 

1. Fortalecer a su pastor: Sólo por su presencia, un verdadero escudero siempre demostrará y producirá una actitud de fe y paz.

2. Tener un profundo sentido de respeto hacia su pastor: aceptación y tolerancia al pastor y su forma de hacer las cosas, es decir debe apoyar su corazón, y no juzgar su corazón.

3. Entender los pensamientos de su Pastor: Tal vez estés diciendo: “Mi pastor y yo no pensamos igual”. Eso es cierto; no hay dos personas que piensen igual, pero en vez de murmurar por las diferencias, comienza a concentrarte y a cooperar en el área donde no están de acuerdo.

4. Caminar de acuerdo al corazón de su Pastor y está sujeto a él: Para ser un buen escudero, se debe fundamentar en el corazón lo siguiente: “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas”. (Romanos 13: 1)

Entonces toda autoridad es establecida por Dios, por lo tanto debes tomar la decisión de someterte a tu pastor en la misma forma en que te someterías al Señor Jesucristo.

Related Posts

Leave A Response