La insatisfacción…

October 2, 2013 No Comments »

¡Sentirnos insatisfechos de nosotros mismos, constituye una real tragedia en nuestras vidas!

Las psicoterapias modernas están orientadas a tratar a las personas, como simple seres racionales. En nuestra época, en la que domina el raciocinio, la lógica, la ciencia y la tecnología, no hay espacio para lo más importante: nuestros sentimientos y las expresiones de nuestro espíritu.

Alguna vez se ha parado frente al refrigerador, tratando de encontrar algo para satisfacer una vaga sensación de vacío?  No está buscando nada específico, pero sabe que necesita algo.  Probablemente, nada de lo que haga servirá, porque el espacio vacío no está en su estómago sino en su alma.

Ya sea que busque comida, prestigio, posesiones o compañía, nuestras almas están tratando de encontrar satisfacción continuamente.  Pero nada en este mundo va a llenar ese vacío, ya que fuimos creados para relacionarnos con Dios, Él puso en lo más profundo de nosotros el anhelo de buscarlo.  Aunque no es posible que no identifiquemos ese vacío como tal, todos conocemos el sentimiento de insatisfacción que a veces se filtra en nuestras almas.  Cada vez que buscamos satisfacción en cosas del mundo, terminamos con desengaños y desilusión.

Has dos posibles menús de donde podemos elegir para llenar nuestro vacío…El menú de elegir  “lo malo”, es grande y lleno de cosas atractivas que parecen prometer satisfacción y placer: dinero, amistades, notoriedad, aceptación o reconocimiento.  Todo lo que le ofrece este menú, parece la clase de vida que traerá satisfacción, pero es un engaño.  En cambio el menú de elegir “lo bueno” es bastante pequeño.  De hecho solo tiene un plato: “Jesús.”  Él es el único capaz de llenar el vacío.

Ha encontrado usted la satisfacción que busca, o tiene una vaga sensación de descontento en su alma?  Haga del Señor Jesús su máxima prioridad y dedique tiempo para pasarlo tranquilo y enfocado en El. El Señor le va a satisfacer como nada más puede hacerlo.

Related Posts

Leave A Response