Padres Sociales y Espirituales

June 22, 2012 No Comments »

El Apóstol Javier Fernández es el Presidente de la Cadena Radial Nueva Vida y el Pastor General del Ministerio Internacional Nueva Vida en la ciudad de High Point en Carolina del Norte, para más información visita www.cadenaradialnuevavida.com y www.minnuevavida.com

Nosotros como Iglesia de Jesucristo tenemos el mismo mensaje que Jesús. Le daba de comer a los pobres, sanaba a los enfermos, que resucitaba muertos, que atendía discípulos porque tenía una conciencia social.  

En su presentación pública se refirió primeramente a los pobres. Vino a traer además de la salvación, y la promesa de la vida eterna, la prosperidad, sanidad, abundancia y bendición de Dios en esta tierra.  Porque el que no es pobre tiene más acceso a la salud y a la educación. Por eso el pobre tiene una expectativa de vida menor. La buena noticia de Jesús para un pobre, es que dejará de ser pobre. Para un pobre que no tiene para comer, la buena nueva es tener que comer. Jesús previniendo que esto iba a ser un flagelo para la humanidad les dice a los pobres: “Les traigo buenas nuevas a los pobres…”

En el reino de Dios, no está contemplado que la gente sea pobre. Porque Dios es dueño de todas las cosas, y si somos Co-herederos con Cristo, también somos dueños de todas las cosas. Hay gente que cree que es más espiritual si es pobre, y cree que la prosperidad es mala para los cristianos. Y dicen que eso es para los impíos. Así los impíos nos vienen gobernando, y quedándose con la riqueza de los hijos de Dios.  Sin embargo, fuimos hechos para ser cabeza. Que mejor que una persona que sabe que no tiene que robar, con principios éticos y morales para gobernar.  ¡¡Hay que despertar!! Dios quiere levantar una nueva generación.

Por eso Jesús dice tengo buenas nuevas, porque Jesús no está a favor de la pobreza.  Dios quiere llevar a esta generación, a esta nueva iglesia a lugares de poder para que gobiernen con principios éticos y cristianos.  En 2 Reyes: 4: 1- 7, vemos que el  profeta se murió y dejó a su familia totalmente desamparada. Porque administró mal los bienes que tenía. Puedes tener todos los dones, pero sino sabes administrar los bienes que tienes, vas a dejar detrás de ti una descendencia desamparada.  Si Dios te dice te voy a dar 1,000 y si administras bien te daré 2,000, ¡Tienes que actuar con sabiduría!.  Hay gente que dice: “Dios no me prospera….” ¡Qué te va a prosperar si gastas mal el dinero.

Eliseo caminaba con Elías (Reyes 2:2), quien le enseñó de todo, siempre el mentor termina formando gente muy parecida a él. De repente vino en medio de un torbellino, Eliseo le dice: “Padre mío, padre mío…”  Porque Elías lo acompañó, ayudó y encaminó, como un padre. La generación nueva que está levantando la iglesia tiene conciencia de paternidad, no sólo espiritual, sino social.  Hay gente que hay que enseñarle buenos modales, enseñarle que no siempre puede vivir de la caridad de los demás, que el pan lo tienes que ganar, no esperar que alguien te lo regale. Enseñando esto a la gente, te transformas en un padre social.

La prosperidad para muchos es mala palabra, porque tienen una autoestima baja, los quieren tener pobres para tenerlos bajo su control. “Pastor ¡No sabe lo que me pasó! ¡Ayúdeme a solucionarlo! Y este pastor piensa: “- ¡Esta gente no puede vivir sin mí!, son unas pobres ovejitas que me necesitan…“ Creen que si esta gente prospera no lo van a reconocer como pastor.

Dios está levantando una generación que va a traer avivamiento, bendición para que la gente sea transformada.  Hay gente que tiene mucho dinero pero se siente vacía. Pero si estás con Dios tomado de su mano, estás conectado a la prosperidad verdadera.  José aunque no tenía, era próspero, hasta que esto se materializó y fue uno de los hombres más ricos.

El estar pegado a Dios es estar pegado a la prosperidad. Te va a dar y va a ver como reaccionas para llevarte a un nivel económico superior. Fíjate si estás siendo fiel con lo que ya tienes.  Dios quiere hacer hoy algo más.

El mover de Dios tiene que ver con la paternidad espiritual y también con la paternidad social.  Esta unción Dios la quiere derramar hoy, acércate a los que están pasando necesidad.  Vas a tener un montón de hijos, Dios te los va a empezar a acercar si te comprometes.  Dios va a ser grandes cosas en tu vida.  El propósito por el cual estas aquí, es que seas un padre espiritual y social de multitudes de personas.

Related Posts

Leave A Response