Cómo actuar ante la amenaza de la deportación en siete situaciones diferentes

April 6, 2017 No Comments »

El que tiene una orden de deportación final, el arrestado sin antecedentes, el que fue deportado y volvió, el detenido por DIU, el acusado de usar papeles falsos… Esto se puede hacer en estos siete casos.

Las nuevas reglas migratorias decretadas por el presidente Donald Trump buscan aumentar la deportación de indocumentados. Sin embargo, como explican abogados consultados por Univision Noticias, dentro del debido proceso inmigratorio, “hay pasos que se pueden dar” para no perder el derecho de permanencia en el país.

Así recomiendan actuar en siete situaciones diferentes ante la amenaza de deportación:

1. Arrestado con orden de deportación final

“Son los casos más difíciles”, advierte el abogado José Guerrero, quien ejerce en Miami, Florida. “Estas personas no tienen derecho a ver al juez porque ya les emitieron una orden de deportación”, agrega.

“Deben entender que si caen en manos de los agentes federales de inmigración durante una redada, ellos van a tratar de ejecutar la orden de expulsión, pero existe una manera de impedirlo”, explica. “Es por medio de una moción de reapertura ( Motion to re-Open), pero siempre y cuando demuestre a las autoridades que usted nunca recibió una citación para acudir a la corte”, precisa.

“Para eso, el arrestado debe pedir, antes de cualquier cosa, hablar con su abogado y no firmar nada”, recommienda.

Otros abogados sugieren que para enfrentar este tipo de situaciones, todos los indocumentados deben tener listo un PLAN B, es decir, saber a quién van a llamar en caso de que los arresten y asegurarse de que esa persona contacte a su abogado para que vaya al lugar donde lo tienen arrestado a intentar su liberación.

“Si prueba que usted no recibió una citación a la corte antes de la emisión de la orden de deportación, su abogado podrá solicitar que le remuevan la orden de deportación. Pero eso solo se consigue por razones humanitarias. Es difícil, pero se trata de una opción dentro del debido proceso en casos extremos”, apunta. “Y si no le quitan la orden de deportacion, la unica opcion que le queda es un paro de deportación (stay of removal)”.

2. Arrestado sin antecedentes criminales

En caso que un indocumentado sea detenido por agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) durante una redada, “tiene opciones para ser puesto en libertad”, explica Guerrero.

“Si no tiene delitos y nunca ha ido a un tribunal de inmigración, tendrá derecho a una audiencia de fianza, y será presentado ante un juez de inmigración”, señala.

“También tiene derecho a hablar con su abogado y no firmar nada hasta que hable con su consejero legal. Y una vez en libertad, entonces su abogado planeará una estrategia para pelear por su derecho de permanencia en Estados Unidos”, apunta.

Guerrero subraya que, “en ambos casos, con o sin antecedentes criminales, los indocumentados tienen derechos y pueden ejercerlos. Y el principal de todos es pedir hablar con un abogado aunque no tenga la oportunidad de presentarse ante un juez de inmigración”.

“Existen opciones dentro de los primeros seis meses después de emitida una orden de deportación”, explica Lilia Velásquez, profesora adjunta de la Facultad de Leyes de la Universidad de California en San Diego. “Por ejemplo, si la orden fue emitida en ausencia porque el individuo no se enteró de la audiencia debido a que la notificación fue enviada a una dirección equivocada”.

3. Detenido por DUI

Todas las fuentes consultadas por Univision Noticias coindicen en que un cargo por DUI es “grave” para efectos migratorios. Las consecuencias por manejar borracho o bajo los efectos de drogas son serias, incluso si la persona no lastimó a nadie y no causó un accidente.

Advierten además que la Sección 1101 de la Ley de Inmigración invocada por Trump en la orden ejecutiva sobre las llamadas jurisdicciones santuario señala que el DUI es un delito grave deportable.

“El gobierno de Trump ha puesto como prioridad de deportación a la gente que maneja intoxicada”, reitera Jaime Barrón, un abogado de inmigración que ejerce en Dallas, Texas.

Si no tienen una orden de deportación, los detenidos por DUI serán presentados ante un juez de inmigración. En esos casos, coinciden las fuentes, el cargo por manejar borracho “agrava la situación” y coloca al inmigrante más cerca de la expulsión de Estados Unidos.

Ahora bien, si existe una orden de deportación vigente, las posibilidades de ser liberado bajo fianza son mínimas. Aún así, todas las fuentes insisten en que “no firme nada hasta primero hablar con un abogado”.

4. Deportados que regresan sin permiso

“Se trata de otra de las faltas peligrosas en estos momentos difíciles”, explica Margot Cowen, una abogada de inmigración que ejerce en Tucson, Arizona. “Si ya tuvo una orden de deportación y fue ejecutada, y la persona luego regresó indocumentada y lo arrestaron, no tiene derecho a apelar su caso. Será deportado automáticamente”.

Cowen también detalla que “después del 25 de enero, las personas indocumentadas que regresan sin permiso tras una deportación son primera prioridad de deportación para el gobierno”.

Las fuentes consultadas citaron la vigencia de la Ley del Castigo, que sanciona hasta con 10 años la presencia indocumentada en Estados Unidos. La medida prohíbe a los inmigrantes regresar antes de tiempo, y el reingreso no autorizado se convierte en un crimen serio que agrava la situación migratoria del indocumentado.

“Debido a este clima de intolerancia, estamos creando santuarios en Arizona para proteger a las familias”, asegura Cowen. “Estamos convencidos de que este momento pasará, pero nuestro papel, por ahora, es cuidar a los inmigrantes con problemas, buscar dónde colocarlos y esperar que las cosas cambien para bien”.

“No es mucho lo que ofrecemos, pero es una salida para estos tiempos difíciles”, dice.

5. Violencia doméstica

Problema crítico, advierte Cowen. “Trump cambió la política. El gobierno no espera que haya una convicción, que el caso haya sido sentenciado; basta que exista una acusación por un delito grave para ir por esa persona, arrestarla y deportarla de Estados Unidos”.

Como incide Cowen, se puede pelear una audiencia de fianza para recuperar su libertad y seguir luchando por su derecho de permanencia, siempre y cuando la persona no haya aceptado tratos o no tenga una orden de deportación anterior. “Pero tenga en cuenta que la violencia doméstica es un cargo muy serio”.

“Nunca olvide que la violencia doméstica, el DUI o la posesión de drogas aunque sea para uso personal, en estos momentos son tan graves que tienen consecuencias migratorias muy trágicas”, precisa.

Velásquez explica que en el caso de los indocumentados mexicanos con orden final de deportación, “ICE ejecuta las expulsiones de forma acelerada”.

6. Usar papeles falsos

Este es un tema recurrente, pues miles de indocumentados se han visto, de alguna manera, obligados a usar algún tipo de documento para poder estar y trabajar en Estados Unidos. Pero los casos pueden ser muy distintos. “Hay que clarificar si a la persona le levantaron cargos por tener documentos falsos o la hallaron culpable de usar documentos falsos”, advierte Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Angeles, California.

“Hay una gran diferencia en ambas figuras”, insiste. “Una cosa es usar documentos y otra cosa tener documentos falsos. Si la policía lo descubre en posesión de documentos falsos, eso no es un delito que cause deportación de Estados Unidos”.

Gálvez también aclara que “en ciertos estados usar documentos falsos es un delito mayor, una felonía, como por ejemplo en Nueva York, pero en otros estados no se trata de una falta grave. Depende del lugar donde se comete la falta y de los cargos que le levantan a una persona”.

“Pero incluso si la persona es acusada de usar papeles falsos, eso no quiere decir que no saldrá libre bajo fianza. Si no ha sido declarada criminal, puede continuar el proceso en libertad. El problema está en que si hay un arresto y la policía descubre que el detenido es indocumentado, en algunos lugares los trasladan a la migra”, añade.

Gálvez también explica que los casos migratorios “acumulan antecedentes”, y esto complica el expediente y puede convertirse en un asunto delicado con consecuencias”.

“El mejor consejo en estos casos es no firmar nada, menos una salida voluntaria”, dice. “Pida hablar con un abogado, dese un chance, no se rinda tan fácilmente, porque todavía así, según la ley, tiene derecho a permanecer en este país”.

7. Manejar sin licencia

Manejar sin licencia de conducir no debe ser un motivo para ser deportado de Estados Unidos. “Es una infracción que no tiene por qué tener consecuencias inmigratorias, menos aún para ser deportado”, dice Gálvez.

“Pero la gente lo asocia con deportación y eso es preocupante”, agrega. “Aunque el policía entregue a una persona indocumentada a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE)”.

“En estos casos no hay que firmar nada. Ejerza sus derechos y pida hablar con un abogado. No se desespere. No se trata de una causa de deportación. Hay salidas, pero primero busque un abogado. No todo está perdido”, concluye.

Related Posts

Leave A Response