Un año de la guerra de Trump contra los inmigrantes

February 20, 2018 No Comments »

Aumenta en 37% de las deportaciones ligadas a los arrestos de indocumentados —entre el 20 de enero y el 30 de septiembre de 2017, en comparación con el mismo período del año anterior—, a expulsiones de inmigrantes con toda una vida en EEUU (que antes no eran objetivo), al desmantelamiento del programa DACA que protegía a los dreamers y a la cancelación del TPS para hondureños, haitianos y salvadoreños.

El gobierno de Donald Trump parece decidido a cumplir sus compromisos de campaña, lo que ha generado un clima de desasosiego, miedo e incertidumbre entre la comunidad inmigrante. Una situación que, a su vez, se agrava porque en el Congreso no se vislumbra un esfuerzo por dar a los indocumentados algún tipo de alivio en el corto o mediano plazo.

“Personas con raíces en EEUU”

“El aumento de las deportaciones de personas con raíces en Estados Unidos durante el primer año del gobierno de Trump, con fuertes lazos familiares y comunitarios, es un acto cruel”, dice Clara Long, investigadora principal sobre Estados Unidos de Human Right Watch (HRW).

Para el 2018, dice Long, “a las cifras divulgadas por el gobierno agregamos por lo menos un millón de personas que estaban amparadas por un Estatus de Protección Temporal (TPS) y la Acción Diferida de 2012 (DACA), lo cual implica que habrá un aumento en las deportaciones”.

“La gente está siendo detenida y deportada de manera sistemática”, advierte. Y señala que “no se trata de casos esporádicos, sino de la imagen más implacable y destructiva de la política migratoria de Trump”.

Según ella, la única respuesta por ahora es que el Congreso tome cartas en el asunto y legisle una reforma migratoria “para proteger a las personas, principalmente aquellas con fuertes lazos en Estados Unidos”.

“Sin olvidar que se necesita también a los dreamers y los imigrantes con TPS”, algunos de ellos con más de 20 años en Estados Unidos, indicó. “Pero para ello hace falta apoyo bipartidista, porque de lo contrario el problema empeorará en los meses venideros”.

“Peor de lo que esperábamos”

Si bien las cifras de ICE son determinantes, “no reflejan la gravedad del problema”, advierte Lilia Velásquez, profesora adjunta de la Facultad de Derecho de la Universidad de California en San Diego. “El primer año de Trump fue peor de lo que esperábamos. Primero canceló DACA, pero astutamente le pasó el problema al Congreso para que ellos se responsabilizarán de aprobar una ley para legalizarlos. De esta manera, se puede decir que el Congreso no actuó y los soñadores deben culparlos a ellos”.

“Otra gran pérdida fue la cancelación del TPS para hondureños, haitianos y salvadoreños”, agregó Velásquez. Esta decisión ha dejado a las puertas de la deportación a más de 300,000 indocumentados, la mayoría de los cuales llevan casi 20 años en Estados Unidos con amparo de deportación y un permiso de trabajo.

Related Posts

Leave A Response