El tratado de 1970 sobre el Río Grande entre México y EE.UU. que puede ser un obstáculo para el muro de Trump en la frontera

May 24, 2017 No Comments »

Entre las barreras que Donald Trump puede encontrar para construir el muro que prometió a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, se encuentra una que data de 1970.

Se trata de un acuerdo firmado por ambos países “para mantener al Río Bravo (Río Grande) y al río Colorado como fronteras internacionales”.

El tratado establece que tanto EE.UU. como México deben estar de acuerdo si uno de los dos quiere construir cualquier estructura que pudiera afectar el cauce de los ríos o su llanura de inundación.

“Un país no puede hacer nada sin la aprobación del otro”, dijo Stephen Mumme, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad del Estado de Colorado y especialista en diplomacia del agua entre su país y México, sobre los alcances del acuerdo.

En los 3.142 kilómetros de frontera que separan a ambos países ya existen 1.050 kilómetros de muros y vallas. El resto, hasta ahora, han sido límites naturales como el Río Grande.

Sin embargo, el presidente de Estados Unidos ha insistido, -y fue una promesa clave durante su campaña- en la construcción de una pared en todo el borde y que México pagaría por esta (aunque el gobierno mexicano niega que financiará la barrera).

En enero, Trump firmó una orden ejecutiva para la “mejora de la seguridad fronteriza” que contempla la construcción y financiación del muro.

El Río Grande nace en el estado de Colorado, baja al sureste y marca el límite sur de los estados de Nuevo México y Texas, en EE.UU., y el límite norte de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, en México, hasta desembocar en el Golfo.

La comisión o autoridad binacional encargada de que se respete el tratado de 1970 que designa al Río Grande como frontera internacional se llama Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) en México; y en EE.UU., International Boundary and Water Comission (IBWC).

El artículo 4 del acuerdo que este organismo resguarda dice que “cada país debe prohibir la construcción de estructuras en su territorio, que en juicio de la Comisión, puedan causar desvío u obstrucción del flujo normal del río o de su flujo de inundación”.

El documento agrega que si la Comisión determina “que alguna de las estructuras construidas por uno de los dos países causa esos efectos adversos en el territorio del otro país, el que construyó la estructura la debe remover o modificar y, por acuerdo de la Comisión, compensar por los daños” al otro país.

Related Posts

Leave A Response