Líderes en Acción

May 24, 2012 No Comments »

Por la Pastora Verónica Fernández, Salmista y Conductora del Programa Para ti Mujer.

El mundo entero se encuentra sumido en una crisis de liderazgo.  Los líderes políticos, expertos económicos, columnistas, periodistas, representantes del campo educativo y religioso, levantan la voz de alarma: son pocos los hombres que conozcan y puedan llevar a otros por el buen camino. 

El liderazgo viene de todas las clases.  Bueno y malo, eficaz e ineficaz, positivo y negativo, correcto e incorrecto, etc.  Necesitamos examinar el liderazgo desde la perspectiva de la Biblia.  Tanto el Antiguo testamento como en el Nuevo Testamento, rebosan verdades eternas que tienen que ver con el liderazgo.

En la historia de la humanidad y especialmente en lo que concierne a la vida espiritual, está escrito en la palabra de Dios que Dios desde el principio ha levantado hombres y mujeres otorgándoles liderazgo, capacidades, sabiduría y les ha encomendado misiones importantes para cumplirlas durante su trayectoria en esta tierra.  También se puede ver que desde el principio Dios colocó al lado de ellos, personas de apoyo con el propósito de ayudarles en los momentos difíciles.

Hoy en tiempos de mucha crueldad y menosprecio, con una generación materialista, amantes de los lujos y el placer, sin amor ni afecto, que no saben reconocer la gloria de Dios, se han levantado hombres y mujeres para cada necesidad, con llamamiento para liderar y llevar adelante un trabajo en determinado lugar del mundo.  Asimismo, es necesario que estos hombres y mujeres que Dios ha levantado, cuenten con personas cercanas que con Lealtad y Fidelidad se conviertan en su escudero, dándole ánimo y ayudándole a guardar su testimonio.

Una de las cosas que necesita el líder que Dios levanta, son personas de apoyo; primeramente fieles para cuidarlos de los peligros de la mala voluntad y de muchos falsos “hermanos” que fingiendo amor y deseo de estar con el, al darles la espalda, le traicionan, le difaman y se oponen a su ministerio.

Por este y otros motivos, se necesitan personas de apoyo que amen y sean fieles a Dios y a su Líder.  Dios necesita un pueblo unido, fortalecido en las manos del Senor, ¡Dios necesita hombres y mujeres fieles!, que sean transparentes, con un buen testimonio, consagrados, desinteresados, confiables, no asalariados, ni codiciosos, que no se queden con la heredad de Dios, que no se apropien de lo que Dios le ha dado a la obra: Los templos, el dinero de los creyentes.  ¡Esto es transparencia, integridad!.  En esta hora Dios necesita que sus brazos se levanten y se unan a los Siervos de Dios.

Hay momentos cruciales dentro de la obra del Señor, momentos determinantes en los que hay que decidir y ponerse del lado de los hombres de Dios.  Si un familiar, por muy querido que sea, está en contra de la Obra, no es su amigo, usted no puede tener comunión con alguien que está haciendo daño a la Obra de Dios.  Usted mismo no puede decir que es fiel cuando, en determinado momento, no apoya a quien sostiene la Obra de Dios; si no lo hace, es parte de los adversarios, que quieren ver destruida esta obra y no desean que se predique el Evangelio para la Salvación del mundo.

Related Posts

Leave A Response