Una canasta de bendición

May 15, 2013 No Comments »

Basado en Éxodo  capítulo 1

¿Qué llevó a una madre a ocultar su hijo?  El pueblo de Israel se había multiplicado cumpliéndose la promesa de Dios hizo a Abraham. Por ende los egipcios tuvieron miedo que los hebreos se levantaran contra ellos. Sintiéndose amenazado el Faraón por la manera en que se habían multiplicado los Israelitas dio un edicto en el que  ordenaba matar a todos los hijos varones que nacieran del pueblo Israel. (Éxodo 1:16) Sin embargo las parteras egipcias temieron y preservaron la vida de los niños. Dios bendijo a las parteras. Los Egipcios tenían muchos dioses entre ellos se encontraba “El rio Nilo” por eso tomaron la decisión de echar a los bebes al rio Nilo. Jocabed una mujer perteneciente a la tribu de Levi, hermano de José hijo de Jacob. Descendientes de Abraham, el padre de la fe. Tenía un bebe que se caracterizaba por su hermosura. Cada una de las madres vemos a nuestros hijos como lo más hermoso de esta tierra pues  herencia de Jehová son los hijos. Esta madre se vio obligada a ocultar su hijo para poder salvarlos del decreto del Faraón. Hoy cada madre tiene la responsabilidad de ocultar a sus hijos en la oración, esconderlos en las promesas y presencia de Dios. Acudir a Dios y entregarle nuestras angustias a Él. Esta madre no quería que su hijo tuviera el mismo destino que el de los otros bebes que perdían su vida. Ella no quería que el futuro de su hijo se perdiera, o se ahogara en el rio como el de los demás bebes. Esta madre una esclava que trabajaba de sol a sol. Esta mujer puso la vida de su hijo en las manos de Dios. Cuando una madre ora Dios pone ideas creativas abre sus ojos y oídos para poder escuchar al Espíritu y da la solución al problema. No debemos cuestionar a Dios, si no buscar su rostro. Jocabed busco el rostro de  Dios, del Dios de sus padres el Dios de Abraham. En su oración Dios le dio una idea creativa. La construcción de una canasta. Quizás esta mujer que trabajaba de sol a sol pensó: “Quizás esta canasta sea la salvación de mi hijo”  Tejió con sus manos una canasta que sería la salvación de su hijo. ¿Cuantas madres hoy en día no lloran, no claman, cuantas madres hoy no tienen que crear una canasta de bendición y poner sus hijos y clamar por ellos día y noche?  Diciendo “Dios te entrego a mi hijo.” ¿Cuantas madres pueden entender a Jocabed y familiarizarse con ella. ¿Cuantas madres no se  vieron obligadas a dejar a sus hijos en otro país para poder trabajar y proveer? ¿Cuantas madres hoy en día no se pueden identificar con el profundo dolor de la separación entre madre e hijos . Esta madre confiaba que nada tocaría su hijo. Ella sabía que su hijo pertenecía a Dios y nadie lo arrebataría y sabía que Dios no la dejaría avergonzada. Cuantas de nosotros agradecemos a Dios hoy por nuestras madres. Por madres que han intercedidos por nosotros. El rio Nilo es uno de los ríos más peligrosos y el más largo del mundo. Dios aquí demostró como El escucha la oración de una madre. Cuando una puerta se cierra dos abre dos .Cuando caminas en el desierto Dios abre manantial de vida. La llave del éxito es la oración, clamar, buscar el rostro de Dios y confiar en Él. Dios está en todo lugar. Él pone misericordia en el corazón de la princesa una mujer gentil. Ella le pone el nombre de Moisés “porque fue salvado de las aguas. La oración es la clave. No hay imposible para Dios. No hay cosa difícil que Dios no pueda hacer. Por más atado o perdido que veas a tu hijo deja que la esperanza nazca en tu corazón y entiende que Dios tiene propósito contigo y en tu familia. Una canasta dio bendición a Moisés. Dios usa diferentes medios para salvar  a tus hijos. ¿Pero cuál es nuestro deber? Tener la fe y la confianza en nuestro Dios, nuestro salvador. (Jeremías 29:11). Dios tiene planes especiales para cada uno de nosotros. Él dice que si le buscamos de todo corazón le encontraremos. (Salmos 33:11-18) Los designios de Dios son eternos y El cuida de los que le temen. Dios tiene un plan para tu hijo, Dios tiene plan para tu hija. Para todas aquellas madres que se encuentran hoy sufriendo no dudes, Dios tiene el control. Cuando el mundo o el enemigo te dice no hay solución Dios te dice si se puede el hará tu sueño realidad, si tu confías en El. Hoy Dios te da una canasta de bendición donde tú guardaras, las promesas de Dios y su palabra para que cada mañana este sea tu alimento. Muchas veces como mujeres preferimos hacer otras actividades en lugar de orar. Este niño fue salvado de las aguas por una canasta de bendición. Aunque los doctores o el mundo digan que tu hijo no tiene remedio, sigue clamando por él, aunque tenga pocas fuerzas sigue clamando. Si tu hijo hoy se encuentra preso,  ora,  gime y clama a Dios EL tiene el poder para convertir a tu hijo y hacerlo sensible. Dios tiene un plan con tu hijo. Confía que Dios nunca te dejará. Dios nunca te va a abandonar.

Related Posts

Leave A Response